¡Viva la vida! Mariela A. Valencia

“Día del médico”

Apreciables amigos, les envío un cordial saludo de nueva cuenta.

Es sabido que diversas fechas del año están dedicadas a reconocer y homenajear a todas esas personas que desempeñan oficios y profesiones que son base para la convivencia y desarrollo de una sociedad. Por lo tanto, octubre es el mes en que se celebra a quienes se encargan de salvar y cuidar la vida del ser humano… Los médicos.

He leído que en nuestro país, se eligió el día 23 debido a que en 1983, el Doctor Valentín Gómez Farías inauguró el Establecimiento de Ciencias Médicas en la Ciudad de México. Sin embargo, en otras partes del mundo se conmemora el 3 de diciembre, recordando el natalicio del Doctor Juan Carlos Finlay, investigador de la fiebre amarilla.

Pueden existir diferentes costumbres y fechas para esta festividad.  No obstante, lo importante es resaltar la labor de todos aquellos que han decidido entregar gran parte de su tiempo al cuidado y ayuda de sus semejantes.

Es realmente admirable el empeño y amor con el que millones de médicos ejercen su profesión diariamente, con el único fin de obtener el bienestar de sus pacientes, a pesar de que para ello, muchas veces tengan que dejar a un lado gustos personales o estar ausentes en momentos especiales con sus familias y amigos. Y por supuesto, este 2020 ha sido un claro ejemplo del sacrificio y dedicación inagotable del personal médico de todo el mundo.

Y bien, como podrán imaginarse, desde el instante en que nací, he sido tratada por una infinidad de médicos, los cuales han dado lo mejor de sí mismos y de sus conocimientos para que mis tratamientos y rehabilitación arrojen resultados exitosos.

Esto ha sido fundamental para mí, pues gracias a lo que cada uno ha hecho, mi condición ha mejorado lentamente.

Estoy segura que ustedes tienen también una interminable lista de razones para agradecer y valorar a la ciencia de la medicina con más sentimiento que nunca. Por esto, hoy los invito a festejar a quienes la integran e intentar recompensar lo mucho que nos dan.

Y a los que tienen el orgullo de ser médicos, les deseo un feliz día, esperando que continúen practicando esta bella profesión con la pasión y entrega que los caracteriza. Y a través de ella, brindar a todos los que los rodean, motivos para que… ¡Viva la vida!

You May Also Like