Muere policía ministerial por Covid-19 en Xalapa; familiares acusan negligencia

Un policía ministerial murió de SARS-Cov2 al atardecer del sábado en Xalapa; familiares acusaron que la Secretaría de Salud de Veracruz negó el apoyo de ambulancia pública para trasladarlo a un hospital, sin embargo, condicionó el servicio a una empresa particular por la que tenían que pagar entre 6 y 12 mil pesos. 

Vía telefónica, la sobrina de la víctima lamentó que desde las 3 de la tarde del sábado llamaron al número de emergencias 911 para solicitar el servicio de una ambulancia, debido a que su tío podía respirar adecuadamente. 

Sin embargo, el asesor 34 que contestó la llamada, dirigió la misma a otra área donde fueron cuestionados por un médico, sin embargo, a pesar que el elemento policiaco era confirmado de Covid-19, negaron el servicio para trasladarlo de su domicilio a la Clínica 11 del IMSS de Xalapa.

La víctima indirecta mencionó que su tío arribó a su domicilio la noche del 4 de junio, procedente de San Andrés Tuxtla, donde trabajaba como elemento activo de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Veracruz. 

“Lo vieron muy mal y le dijeron que mejor se fuera para su casa, manejó desde allá a Xalapa, llegó casi desmayándose. El viernes lo llevaron al seguro -la Clínica 11 del IMSS- donde permaneció internado siete días”. 

Sin embargo, el jueves pasado a las 8 de la noche, los galenos del IMSS informaron a la familia que el paciente sería dado de alta al presentar una supuesta mejoría. 

“Cuando llegó mi tía le dijeron que sería solo alta voluntaria y que perdería todos los derechos de atención; le pidieron que pasara a bañarlo y que se lo llevara”. 

Acusó que el personal del IMSS negó aportar equipo de protección para que pudiera ingresar al área de Covid-19, “tuvo que esperar hasta las 2 de la mañana para que saliera y se pudieran ir”. 

Detalló que permaneció seis horas esperando a las afueras del área de Covid-19 de la clínica, sitio ubicado en “el sótano” de la Clínica 11 del IMSS. 

Expuso que desde su ingreso al hospital le realizaron la prueba para la detección del SARS-Cov2, la cual arrojó como resultado positivo el viernes 12 de junio. 

“Nos rentaron un tanque de oxígeno para que pudiera continuar con el tratamiento, pero hoy -sábado- comenzó a toser sangre”. 

Ante esto solicitaron el servicio de ambulancia al número de emergencias 911, donde lo negaron. Posteriormente, contó, llamaron al 800 012 34 56, número que ofrece el titular de la Secretaría de Salud, Roberto Ramos Alor, para la atención de pacientes con sospecha o confirmados de Covid-19, pero excusaron “no tener ambulancias”. 

Nuevamente llamaron al número de emergencias 911, donde les condicionaron el servicio a través de ambulancias privadas. 

“Nos ofrecieron el servicio de ambulancias particulares, de Medical y Cruz Verde, porque no nos podían mandar una ambulancia -del servicio público-” 

Lamentó que prácticamente el servicio fue condicionado con una ambulancia privada, la primera de ellas con un monto de 12 mil pesos, la segunda en 6 mil, por la que terminaron optaron. 

Criticó que al llamar a la ambulancia, tardaron más de una hora en llegar al domicilio del policía, “mientras lo estaban atendieron para trasladarlo al hospital, falleció. Aún así, ellos cobraron una parte del servicio”. 

Por si fuera poco, los paramédicos condicionaron el servicio fúnebre o de lo contrario darían parte al Ministerio Público. 

Pos estos hechos, la entrevistada consideró interponer una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), señalando una posible negligencia de la Secretaría de Salud al negar el apoyo de una ambulancia pública y por condicionar este servicio a una empresa privada. 

De acuerdo con la ley de protección de datos personales, se omite la identidad de la víctima y de sus familiares.