Miguel Yunes Márquez solapa millonaria corrupción por relleno sanitario fantasma

En el gobierno de Javier Duarte de Ochoa, la Secretaría de Medio Ambiente de Veracruz (Sedema) avaló la construcción del relleno sanitario para la zona metropolitana de Veracruz, en el municipio de Medellín, e incluso certificó su existencia. Pero en el sitio no hay más que un tiradero a cielo abierto que desde 2011 afecta la vida de cinco comunidades de la región y ha representado ingresos de más de 114 millones de pesos para la compañía operadora. La empresa Procesadora de Residuos Veracruzanos S.A. de C.V. (Prever), dueña de la concesión para el manejo de los residuos sólidos urbanos de los municipios de Boca del Río y Medellín, ha incumplido con el permiso expedido por la Sedema en octubre de 2012, lo que derivó en un daño ambiental irreversible documentado por la Fiscalía Especializada en Delitos Ambientales de Veracruz. Las dos grandes montañas artificiales que se imponen en la localidad de El Guayabo, ubicada a 35 kilómetros al sur de la zona metropolitana de Veracruz, acumulan la basura generada por más de 400 mil personas y esconden la omisión de dependencias estatales, así como de los funcionarios y exfuncionarios que permitieron su operación al margen de la ley, incluido el gobierno municipal de Boca del Río a cargo de Miguel Ángel Yunes Márquez.