Levantones: Verónica Hernández, ni a candil de la calle

**En Santiago Tuxtla, llevan 10 días desaparecidos, y autoridades no saben ni hacen nada

Este miércoles se cumplen diez días de que un grupo armado y encapachados llegaron al bar “el diamante” de Santiago Tuxtla y se llevaron  a cuatro parroquianos con rumbo desconocido, y es la fecha que no se sabe nada de tres de ellos; la policía da palos de ciego y deja mucho que desear.

En Santiago Tuxtla de donde es oriunda la Fiscal General del Estado, Verónica Hernández Giadáns, desde hace mucho tiempo suceden hechos como el que le vamos a narrar y nadie hace nada.

El pasado domingo 17 del presente mes, aproximadamente a las 00:10 horas, llegó un grupo de hombres armados y encapuchados al bar “El Diamante” ubicado en el barrio El Marqués de este municipio y se llevaron a cuatro parroquianos que allí convivían, y se dice que los esposaron. (?)

Ellos son Adolfo Errazquín, de aproximadamente 28 años de edad; Rafael Alejandro Pantoja Solís, de 29 años de edad aproximadamente; y a los hermanos Wanderley Domínguez Bravo y Rudy Antonio de los mismos apellidos de 21 y 27 años de edad, respectivamente.

Al día siguiente por la tarde noche, se supo de la liberación de Rafael Alejandro Pantoja Solís, de quien se dijo lo internaron en el hospital regional por la serie de golpes que presentaba; desde ese día los familiares de los demás desaparecidos pensaron que de un momento a otro iban a ser liberados cosa que no ha sucedido.

La denuncia fue presentada de manera inmediata a la fiscalía distrital donde se inició la carpeta de investigación UIPJ-DXIX/F4/1272/2019 DEL OFICIO 9149, sin que hasta la fecha las autoridades ministeriales y de la fiscalía distrital puedan o quieran esclarecer estos hechos. Por tal razón los familiares de los desaparecidos quienes ya se encuentran desesperados hacen un llamado al gobernador del estado, Cuitláhuac García Jiménez y a la fiscal general del estado, Verónica Giadáns quien es precisamente originaria de este lugar, a fin de que exijan cuentas a sus subalternos, quienes han dejado muchas interrogantes en el aire, como por ejemplo:
¿Qué declaró el único liberado de nombre Alejandro Pantoja?
¿Qué dijo la dueña del bar, Aurora Errazquín Barajas, apodada la “Chikis”, quien hoy trabaja como si nada hubiera sucedido? ¿Quién los protege?

Cabe mencionar que el día de los hechos también se llevaron el taxi marca Nissan tipo March, marcado con el número económico 912 perteneciente al municipio de San Andrés Tuxtla, mismo que traía a cargo como chofer, Rudy Antonio, y que pareciera que fuera una “aguja” porque tampoco aparece, y allí mismo subieron a dos de los hoy desaparecidos.

La sociedad veracruzana y en particular por el caso que nos ocupa de la región de los Tuxtlas está cansada de tanta inseguridad y violencia que es el pan nuestro de cada día; ya urge que se pongan las pilas y dejen de estar culpando a gobiernos anteriores y a ex fiscales como a Jorge Winckler; ya que haga algo la fiscal encargada de despacho, que haga algo por sus paisanos, que a la fecha se ignora a dónde se los llevaron.

You May Also Like