Lamentablemente continúan rumores de despidos en el Tribunal Superior de Justicia

Hasta el momento el magistrado presidente Edel Álvarez Peña ha privilegiado la entrada de personal que nada tiene que ver los perfiles que se exigen. Por el contrario, siguen despidiendo a gente valiosa que ha estado allí por años en los juzgados. Incluso, hay una cacería contra jueces que ya tienen una carrera judicial y que tienen más merecimientos que algunos magistrados que llegaron allí gracias a relaciones y recomendaciones.

Se calcula que se irían a la calle por lo menos 200 personas a las que se les ofrecen cantidades pírricas para que se vayan de allí y a otros les aplican la «cansadora», trasladándolos a ciudades judiciales muy lejanas. Imaginen a una persona que tiene a su familia y que viva en el sur, que la trasladen hasta Chicontepec o Tuxpan y que tenga que pagar prácticamente dos casas y con un salario de 15 mil pesos. Lamentablemente, las injusticias continuarán por parte de un presidente que, raro, no tiene precisamente una carrera judicial.