La parcela de Carvallo

La visita que realizó el Diputado Federal, Jorge Carvallo Delfín, a la Región de los Tuxtlas, sirvió solo para darse cuenta de que su estructura política, está totalmente desmembrada, sin ninguna fuerza política.

 

Los Carvallistas han dejado de servir a los cámpiras, y es que a tal grado ha llegado la silenciosa huida de “Carvallo”, que los grandes problemas sociales en el área rural, están siendo resueltos, por partidos ajenos al Tricolor, como Morena y  los integrantes de la Frente Amplio, que están demostrando una real fuerza en el campo y por lo consiguiente pueden convertirse en un tiempo no muy lejano en “Gobierno”, ante los resultados que están otorgando.

 

Durante su estancia en el municipio de Ángel R. Cabada y Catemaco, se volvió a dar cuenta de la crítica situación por la que está atravesando el campo de los municipios de los Tuxtlas, el cual está condenado a morir, porque los cámpiras sufren ante la falta de créditos oportunos y por ende, en estas prodigiosas tierras, existen grandes extensiones improductivas.

 

En este importante tema, todavía se recuerda cuando en sus inicios, el flamante diputado federal habló del arribo de muchos programas de inversión al campo, mucho ruido y pocas nueces, ya que a la fecha no ha llegado nada.

 

“Don” Jorge jamás se ha molestado en atender los reales problemas sociales de la que dice ser su patria chica, Los Tuxtlas; es más allá, en Lerdo de Tejada sus paisanos aun comentan el engaño que sufrieron un gran número de cañeros del ingenio San Francisco, al no defender de manera recia, el cierre de esta factoría, traicionado de esta manera su eslogan de campaña “Granero y Yunque de Veracruz”.

 

En campaña, Jorge Carvallo Delfín, para consumar su proyecto electoral, visitó varias localidades de este rincón Veracruzano y una que otra vez volvió a regresar, sobre todo cuando la ocasión política lo merecía, pero que programara una reunión de trabajo para buscar solución a los problemas del agro Tuxtleco, estuvo siempre lejos de la realidad.

 

Aunque todo mundo sabe de antemano que un Legislador no maneja presupuesto, se debió concretar a legislar y a realizar labores de gestoría hacia sus coterráneos del campo, con la finalidad de volver a buscar la confianza de sus representados, por lo que en su momento debió dejar a un lado rencores y rencillas con algunos alcaldes con quienes en unión y a través de gestorías políticas, se hubiera aterrizado grandes proyectos para lograr beneficios a toda la zona tuxtleca y con esto, la unidad y progreso de los municipios pertenecientes a esta.

 

De ahí que exista una verdadera decepción de la clase campesina en contra del perfumado Jorge Carvallo Delfín, quien siempre trabajo para su parcela personal, imitando a su ídolo, el extinto Carlos Hank González, a quien le copió los grandes rollos de la demagogia que se avienta en los eventos partidistas, porque en si, Carvallo es la pura mentira, disfraza en grandes discursos.

 

Y nos vemos en la otra.