Entre escándalos y acusaciones se van diputados locales

Ayer fue el último día hábil para los diputados locales que ya se van tal como llegaron, en medio de la polémica y del escándalo por las acusaciones que se hicieron entre ellos, por sus excesos y porque no pudieron o no quisieron cumplir lo que ofrecieron.

Las crónicas señalan que el primer día de la LXIV Legislatura, panistas anunciaron que actuarían de manera distinta a sus antecesores, que ellos no se someterían al gobernador del estado y que no aprobarían nada que afectara a los veracruzanos.

Pero las mismas crónicas consignan cómo atendieron indicaciones de su jefe político y designaron como fiscal a Jorge Winckler, amigo y abogado de la familia Yunes, algo que criticaron a sus antecesores, cuando años atrás designaron en el mismo cargo a Luis Ángel Bravo, amigo personal del exgobernador Javier Duarte.

Fue la designación de Bravo Contreras una de las cosas que más criticaron a los diputados de la LXIII Legislatura y no porque fuera ilegal como tampoco lo fue la de Winckler Ortiz.

A ese escándalo vinieron otros, como las acusaciones que lanzó la expanista Cinthya Lobato contra Sergio Hernández, de quien dijo que se gastaba el dinero del Congreso en fiestas, alcohol y mujeres y que lo ayudaba Carlos Gabriel Fuentes, un contador nacido en el DF.

Otro detalle que hará trascender a la actual Legislatura es lo revelado por el Instituto Mexicano para la Competitividad en su Informe Legislativo 2018 que consigna que los montos asignados como “ayudas sociales” representan una mala práctica en el Poder Legislativo.

Abunda que estas asignaciones son usadas en actividades propias de una secretaría de desarrollo social, que no corresponden a las funciones legales de un legislador.

El de Veracruz está considerado como uno de los congresos más caros en el país, ocupa el cuarto lugar a nivel nacional, con un presupuesto anual modificado en 2018 que ascendió a 732 millones 962 mil 326 pesos.

La Legislatura de Veracruz ejerció 14 millones 384 mil 479 pesos en “ayudas sociales” durante el periodo 2017-2018.

Se asignaro

Los aún legisladores, además de su remuneración mensual bruta de 58 mil 123pesos, recibieron un subsidio legislativo por concepto de “Gestoría y desarrollo de las actividades legislativas”, con montos mensuales que van desde 10 mil 666. 67 pesos hasta 100 mil pesos.

Por ejemplo, en el periodo del primero de abril al 30 de junio, los diputados Vicente Benítez, Eva Cadena, Nicolás de la Cruz, Eraclio de la Cruz, Juan Manuel del Castillo, Luz María Hervis, Fernando Kuri, Cinthya Lobato, Marco Antonio Núñez, Basilio Picazo, Sergio Rodríguez Cortés, Luisa Ángela Soto, Regina Vázquez y Teresita Zucolotto recibieron 85 mil pesos mensuales para apoyos económicos, que para el IMCO representan “dádivas legislativas”.

A todo eso agréguele que los legisladores crearon sus propias empresas periodísticas con las cuales el Congreso firmó convenios mensuales.

Esto es sólo una parte de lo que se ha ventilado sobre los legisladores, que cierran su periodo de dos años en medio del escándalo, pues hasta el último día intentaron crear el municipio 213 y entregar en donación a municipios panistas varios inmuebles que hoy administra el Gobierno del Estado.

No hay duda, su paso por la vida pública de Veracruz ya está grabado y va a ser recordado.

QUE EL COORDINADOR DEL PT ES ÉRIK AGUILAR, NO ANDRADE RIVERA

Desde Veracruz se informó ayer que tras la reunión de los diputados locales electos de la coalición “Juntos Haremos Historia” con la presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, se dio a conocer la designación del coordinador del grupo legislativo del PT que recayó en Érik Iván Aguilar López, “dejando sin efecto los acuerdos anteriores”.

O sea que la presentación que hizo el comisionado Político Nacional, Ramón Díaz Ávila, de Raymundo Andrade Rivera, como coordinador, valió.

www.diariodexalapa.com.mx.