El Covi19 terminará por afectar el andar de los Reyes Magos; menos juguetes por el desempleo y aislamiento.

La Pandemia de CoVid19 ha alcanzado, incluso, a los Reyes Magos que este año tendrán que cabalgar de manera diferente y con precauciones, y acaso en muchos lugares ni siquiera lleguen.

Y es que además de las restricciones de movilidad, el dinero disponible es poco en muchos hogares, lo que repercutirá en la cantidad y calidad de los regalos. También se prevé que por las circunstancias se intensifique la adquisición de esos artículos por medio de plataformas en línea, las cuales ahora se han vuelto más populares.

Los juguetes Lego –de diferentes modelos–, consolas, juegos de mesa y las muñecas son los más adquiridos por esa vía, según los principales sitios de venta en Internet.

Desde el 19 de diciembre, cuando el semáforo epidemiológico cambió a rojo por el incremento en el número de contagios y las hospitalizaciones por Covid-19, se aceleraron las gestiones con motivo de los Reyes, e incluso la semana antepasada esa medida amenazó con frustrarlas, pues algunas tiendas de autoservicio cerraron sus áreas de juguetes por un malentendido en cuanto se conocieron las nuevas indicaciones.

Antes de eso, la afluencia a jugueterías en las tiendas de autoservicio era discreta, pero tras el anuncio inmediatamente se intensificó. Por ello, en algunos comercios había largas filas para ingresar, pues además de que aumentó la cantidad de personas el aforo se limitó para evitar contagios.

En diversos recorridos los padres reconocieron que este año los Reyes tienen un presupuesto muy restringido, por eso tal vez se inclinen por los pagos a plazos. Varias tiendas ofrecen meses sin intereses y descuentos.

Aunque muchos niños, pero sobre todo los adolescentes, esperan que les regalen productos tecnológicos como teléfonos celulares y consolas de videojuegos, la realidad es que los precios hacen poco probable que se cumplan esas expectativas.

La opción es adquirir juguetes menos costosos, pero que incentiven la creatividad y los activen físicamente. María Elena Sánchez Azuara, profesora investigadora de la licenciatura en sicología social en la Universidad Autónoma Metropolitana unidad Iztapalapa, destaca la importancia de que en estos tiempos de pandemia los infantes se muevan y saquen el enojo que muchos tienen por la falta de contacto con sus amigos de la escuela y el encierro al que están sometidos.

Todo lo que sea actividad física es positivo para ellos: bicicleta, patineta, pelotas de box para colgarlas y golpear. La experta dice que la carencia económica por las circunstancias incidirá en la capacidad para hacer realidad las cartas y las peticiones infantiles.

Fuente: Los Gobernantes