¡De no creerse! Yunes tenía una red de más de 900 espías cuyo trabajo formal era ser meseros en restaurantes y cafés de Veracruz

*Los espías cobraban entre 2 mil y los 2 mil 500 pesos mensuales.

Más de 900 informantes al servicio de Miguel Ángel Yunes, laboraban como meseros y estaban diseminados en restaurantes y cafeterías de todo el estado de Veracruz; el objetivo era obtener toda la información posible sobre las charlas de los políticos que asistían a los establecimientos espiar a la propia familia del ex gobernador e incluso hacer llegar mensaje a miembros del gabinete que conocían esta operación.

La red de informantes se encontraba desplazada principalmente en Veracruz, Xalapa y Boca del Río; sin embargo en Minatitlán, Orizaba, Coatzacoalcos y Poza Rica también había meseros-espías.

De acuerdo con La PolíticaOnLine, los salarios para este grupo se encontraba entre los 2 mil y los 2 mil 500 pesos mensuales.

El grupos de espías generalmente asignaba a un encargado en cada restaurante, el cual se encargaba de realizar los pagos y elaborar una especie de informe, por medio del que se entregaba el resumen de las conversaciones escuchadas.

La PolíticaOnLine destaca que gente cercana a Ricardo Anaya conocía este tipo de operación, por lo que en cada visita al estado, la recomendación era realizar las reuniones en domicilios particulares y sin solicitar ningún tipo de servicio.

Señala que incluso estas recomendaciones crearon un conflicto con Jorge Castañeda, quien terminó discutiendo con los encargados de seguridad de Anaya, debido a que “no se pudo resistir a los platillos locales”.

Asimismo menciona que este tipo de prácticas no es extraña en la “real-politik” mexicana, ya que ex jefes de la Segob y de Seguridad, contaban informantes integrados a un grupo de meseros, valet parking y recepcionistas, mismos que se encontraban en algunos puntos clave del circuito político en la capital del país como Reforma, Polanco, Las Lomas, entre otros.