CONTRAPUNTO

Miguel Ángel Gómez Ruiz
Poder Judicial, aciertos y errores


La noticia de que ya está en comisiones el tema de la reincorporación al Poder Judicial del magistrado Roberto Dorantes Romero fue excelente. El jurista, quien tiene ya cincuenta años en el lugar y tras haber pasado por diversos puestos, merecía ser reincorporado por el hecho de que ganó un amparo y éste había causado estado.
La decisión tanto de los diputados como de la magistrada Isabel Inés Romero Cruz era muy sencilla, devolverle su cargo y espacio, para que siga cumpliendo con su trabajo. Él es uno de los magistrados mejor preparados y su contribución será vital para mejorar las cosas allí dentro.
Es cierto, ha habido muchas fallas desde que la Cuarta Transformación llegó el poder en 2018 y en el caso de Veracruz, se cometieron muchos errores al nombrar a gente inexperta para que ocuparan cargos importantes.
El gobernador Cuitláhuac García y los diputados locales le dieron todas las facilidades a Sofía Martínez Huerta para que se hiciera cargo del Poder Judicial. Como era lógico, sin la preparación debida y con un estilo apocado, Martínez Huerta cometió errores graves y ahora está inhabilitada.
No le fue mejor al Poder Judicial con la llegada de Isabel Inés Romero Cruz, pues también se ha equivocado y mucho. El no devolver sus cargos a Roberto Dorantes Romero y Marco Antonio Lezama Moo fue un error grave que le costó una multa y a punto estuvo de ser destituida, inhabilitada e ir a la cárcel si no obedecía las resoluciones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).
Sería bueno que ahora que se le devolverá el cargo al magistrado Dorantes Romero, ocurra lo mismo con Marco Antonio Lezama Moo y de igual forma, devolver su cargo a la magistrada Yolanda Cecilia Castañeda Palmeros, cuyo nombramiento como magistrada numeraria fue de inamovible gracias a un decreto otorgado por la Legislatura del Estado en noviembre de 1997.
Además, Castañeda Palmeros ha sido un ejemplo de constancia y siempre a favor de Veracruz, pero además, representando de la mejor forma posible al Poder Judicial, pues en 2011 obtuvo el Premio Nacional al Mérito Judicial.
Hay cosas por hacer en el Poder Judicial y la principal es recuperar la honorabilidad, además de que es preciso hacer algunos cambios y defender con todo el presupuesto que debe utilizar por espacio de un año.
Este año no han salido las cosas allí dentro, sobre todo en el aspecto presupuestal, pues hay muchas deudas que se adquirieron en otras administraciones y además, el tema de las Ciudades Judiciales, muy caras y que les quedan muy lejanas a veracruzanos que no cuentan con recursos para viajar grandes distancias.
Juventud y experiencia
La directora de Administración del Consejo de la Judicatura, Joana Marlen Bautista ha hecho un gran esfuerzo para sacar adelante al Poder Judicial. A veces ha tenido que quebrarse la cabeza y pasar noches sin dormir, literalmente, para resolver los problemas administrativos.
Peor aún, en la Legislatura del Estado no les dieron mucha ayuda, pues requerían alrededor de 500 millones de pesos para resolver los problemas y además, completar los pagos de fin de año. Al final, solo les autorizaron 200 millones de pesos por lo cual, Marlen Bautista tendrá que hacer magia para que alcance el dinero.
Ella ha sido blanco de ataques de distintos medios de comunicación. Hay que reconocer que no es fácil atender a los medios en la Entidad, sobre todo porque muchos se acostumbraron a vivir con mucho dinero entregado por los gobernadores, así como camionetas y escuelas de lujo para los hijos y nietos. No, eso ya se terminó y el trabajo de Joana Marlen Bautista ha dejado huella al interior del Poder Judicial al no permitirlo.
Del mismo modo, también ha sido blanco de ataques de personas de la oposición, entre ellas una diputada de Acción Nacional, quien se ha burlado de ella cuantas veces ha querido e inclusive, llego a hacerlo en las redes sociales de la funcionaria.
Esa legisladora ha sido muy cercana al dirigente estatal del PAN, Joaquín Rosendo Guzmán Avilés con quien –se dice- habría tenido una hija.
No es este el momento de dividir, es cierto que una persona que se diga de oposición puede no estar de acuerdo en las decisiones de gobernantes y funcionarios de otras fuerzas políticas, pero llegar al grado de burlarse y atacar por atacar no es de personas valiosas y decentes.
Hay que dejar que Joana Marlen Bautista saque adelante su cargo. Experiencia la tiene y ahora se está esforzando –en medio de una guerra- para que el Poder Judicial sobresalga, más ahora que están a punto de entrar en funciones los juzgados laborales y, por ende, se necesitará más dinero.
La funcionaria administrativa tiene un buen matrimonio, una excelente familia y tiene un cargo muy importante. De allí depende –casi en su totalidad- el manejo del Poder Judicial y tiene que caminar con pies de plomo, pero hay confianza en que todo salga bien. Enhorabuena.