COLUMNAS POLÍTICAS / Miércoles 26 de junio de 2019

PROSA APRISA

Nepotismo; ni al presidente escuchan

Por: Arturo Reyes Isidoro.- Hasta la llegada del actual gobierno, de siempre el entonces delegado de la Secretaría de Gobernación tenía como tarea principal reportar todos los días a la Segob lo que estaba sucediendo en Veracruz.
No se trataba de que fuera enemigo del gobernador en turno y quisiera estar acusándolo, sino que esa función era un mecanismo obligado y necesario para mantener la gobernabilidad del país. Desaparecidas las delegaciones que mantuvieron los gobiernos priistas y panistas, esa función la asumió el ahora delegado único de programas federales y por lo tanto conocido como el súper delegado, Manuel Huerta Ladrón de Guevara. Nos los recordó el lunes pasado cuando al convivir con periodistas de la ciudad de Córdoba les informó que todos los días se envía a la Oficina de la Presidencia un reporte de los acontecimientos violentos que ocurren en el Estado, “y es una realidad que Veracruz enfrenta una situación muy preocupante”. ¡Uf! Dicho por él, haberlo reconocido mediáticamente, por lo mismo ante toda la opinión pública, entonces la situación es grave. Como representante del Gobierno de México no puede usar adjetivos superlativos, pero ese “preocupante” equivale a alarmante. Indirectamente, de hecho, calificó (o descalificó) al gobierno de Cuitláhuac García. Lo afirmó el mismísimo representante del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, de su mismo partido Morena, y de paso lo contradijo ante su insistencia de que ha disminuido la incidencia delictiva.
Manuel habló de secuestros, robos y desapariciones y expresó que las “cifras negras” del delito son muy superiores a las expectativas de cualquier gobierno. En pocas palabras, reconoció la realidad que impera. La oficina de Manuel concentra todos los días los reportes de lo que pasa en el Estado, en todos los ámbitos de la vida pública de Veracruz. Es el hombre mejor informado, acaso tanto o más que el propio gobernador. Nada se le debe ni se le puede pasar y debe informar, sin aumentarle pero sin quitarle nada, al gobierno central.
En el área de seguridad tiene a toda una experta en el tema, de lo mejor que he conocido en mi larga vida de periodista, quien le debe de ser una gran ayuda para entender y valorar el problema y quien le debe hacer la mejor evaluación del desempeño del gobierno estatal ante la grave situación.
Huerta, pues, supo bien lo que declaró, y por lo que recordó del reporte diario a la Presidencia se deduce que en el altiplano están bien y puntualmente enterados de lo que pasa en Veracruz no solo en cuanto a inseguridad y violencia, sino de todos los temas, incluyendo la dura crítica periodística por el escandaloso caso de nepotismo.
El súper delegado tumbó el primer caso
El pasado 5 de marzo con el título “… y Huerta tumba el primer caso abierto de nepotismo” comenté en “Prosa aprisa” que solo porque él reaccionó reprobando el caso de nepotismo de la secretaria del Trabajo, María Guadalupe Argüelles Lozano, quien había contratado como su colaboradora a su hija Quetzalli Cárdenas Argüelles, la habían hecho a que diera marcha atrás.
Entonces, con mucha diplomacia en forma indirecta llamó la atención a Cuitláhuac. Dijo que en caso de que existiera nepotismo en la Secretaría del Trabajo se debería revisar y actuar pues estaba seguro que el gobernador no estaba de acuerdo con ello.
Recordó y les recordó que esa no era la forma de actuar de Morena y que el presidente López Obrador había sido muy claro sobre el tema; que se trataba de un caso de principios y de ética.
“Este no es el actuar del gobierno, en el sentido de que los familiares ocupen cargos, inclusive en algunos casos está normado en relación a los familiares; el presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido un ejemplo de ello”.
Se estaba adelantado con mucha anticipación al memorándum que finalmente expidió AMLO el pasado 13 de junio cuando vetó a sus familiares para evitar el nepotismo. Instruyó a los funcionarios a no permitir la corrupción, el influyentismo, el amiguismo, el nepotismo, ni ninguna de las “lacras de la política del antiguo régimen”.
Sin duda, Huerta le recordó a Cuitláhuac y a los suyos que esa no era la forma de actuar del gobierno, porque sabe lo que piensa el presidente, de quien es hombre cercano y de sus confianzas.

AMLO recibe denuncias y ordena actuar

Pero el propio presidente recibió denuncias sobre nepotismo en el gobierno de Veracruz. El 1 de junio de 2019 durante su visita al puerto de Veracruz el reportero Julio Ortiz le recordó su ofrecimiento de que no permitiría el nepotismo, y le preguntó entonces si ya sabía que el propio gobernador lo practicaba con un familiar suyo.
Lo trató de evadir con un “No vengo a eso ahora”, pero finalmente dijo que se revisaría todo y que no se permitiría.
Cinco días después, el 6 de junio, en su conferencia mañanera, otro reportero, José Sobrevilla, de Noreste de Veracruz, le tocó de nuevo el tema y mencionó por su nombre al subsecretario de Finanzas, Eleazar Guerrero. Le preguntó qué medidas tomaría. Ahora sí, AMLO respondió. “Nosotros estamos recomendando que no haya nepotismo, que no se le dé trabajo a familiares, que no pase lo que sucedía antes, por ejemplo en Veracruz que el papá era gobernador, el hijo presidente, el otro hijo senador, o sea, ya no. Basta de nepotismo”, respondió, en clara alusión al exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares y a sus hijos Miguel Ángel y Fernando. Agregó: “Que la autoridad competente actúe, ya hizo la denuncia, y estoy seguro que Cuitláhuac, que es un hombre honesto, íntegro, nada que ver con los gobernadores anteriores, va a tomar en cuenta tu planteamiento y tiene que dar una explicación”.
Era una orden. Lo estaba comparando con Yunes. El gobernador lo negó todo y solicitó a la Contraloría General del Estado que investigara que no hubiera ningún pariente suyo trabajando en la administración. Se desvivió en explicaciones y justificaciones.
Cuando todo parecía olvidado, el 18 de junio por fin apareció la contralora Leslie Garibo Puga, con la gran novedad de que tras “la investigación correspondiente”, que “fue un mandato del licenciado Andrés Manuel López Obrador”, se determinaba que no había “ningún parentesco directo” y que por tanto no había caso de nepotismo.

Actas confirman: sí hay nepotismo

Hasta el martes pasado, cuando algún interesado o algunos interesados hicieron circular profusamente copias de las actas de nacimiento y una de defunción de Cuitláhuac y de Eleazar, y de los padres de ambos, respectivamente, que prueban el vínculo familiar directo, ante lo que todos los involucrados, incluida la contralora, han guardado silencio.
Las copias de las actas y el reporte del escándalo mediático y en las redes que suscitaron, debieron haber sido enviados de inmediato por Manuel Huerta a la Oficina de la Presidencia. Cabe pensar que habrá consecuencias.
Lo que se advierte es que en el Palacio de Gobierno no entendieron el mensaje del presidente o que no lo tomaron en serio; que la contralora prefirió quedar bien con Cuitláhuac antes que con López Obrador al que trataron de engañar y de paso dejaron en ridículo. En otra conferencia, mañana o cuando vuelva al Estado, le van a decir que lo suyo contra el nepotismo es puro cuento y le van a sacar a relucir las copias de las actas.
Lo que se percibe también es que en el Palacio de Gobierno no dimensionan el grave daño que se están causando y que están causando a Morena al permitir la anomalía; dañan terriblemente su credibilidad y con ello su imagen, pues la opinión pública está ahora cierta que son lo mismo, o incluso peor, que el PRI y que el PAN, y dañan a su partido, pues están decepcionando cada vez más a quienes confiaron en ellos y crean desconfianza, que se reflejará en las urnas en las elecciones de 2021.

LÍNEA CALIENTE

¡Cuitláhuac fuera del afecto del Peje!

¡Se está pensando en enfermarlo para retirarlo del cargo y que su lugar sea ocupado por Eric Cisneros!

Por: Edgar Hernández.- Por mentiroso, por permitir el nepotismo desde su propia casa, por bajar los bonos electorales de Morena, por desacreditar a la 4T con sucesivos actos de corrupción y porque luego de siete visitas presidenciales la inseguridad pública en lugar de bajar se incrementó, Cuitláhuac García Jiménez, podría ser retirado de su responsabilidad gubernamental.
No hay necesidad de esperar dos años o convocar elecciones para elegir nuevo gobernador con el serio riesgo de perder la plaza. Tampoco darle una nueva ayudadota dado que no termina por aprender y menos darle tiempo que baje su tozudez y empiece a gobernar e informar donde están los 128 mil millones de pesos del presupuesto anual que a seis mes no se ven reflejados en nada.
Lo que natura no da Salamanca no presta.
Cuitláhuac García no quiere, ni puede y todo su gobierno empezando por él mismo se han convertido en el hazmerreír estatal y nacional.
Así que no hay que ser adivino para deducir que el presidente Andrés Manuel López Obrador está hasta la madre de lo que en el día a día pasa en Veracruz en donde ha resultado atropellado por las torpezas y mentiras de señor Cuitláhuac.
No hay que tener un espía o la información de un infidente de Palacio Nacional para descubrir si está o no molesto el jefe con la forma de gobernar de esa “bendición” llamada Cuitláhuac, ese, el de la abuela de los dos maridos.
No hay necesidad de tener una brújula para entender con el preciso no está en el desborde de contento por su “Juanito” jarocho cuando observa que por estas tierras no bajamos del primer lugar en secuestros y feminicidios y que la cuota criminal semanalmente ronda entre los 12 y 18 muertos en forma cruenta. Tampoco ignora los trastupijes de los colaboradores corruptos que –si no es ahora cuándo- se dan vuelo con licitaciones fuera de orden legal y asignaciones directas.
Que se sepa hasta ahora ningún brujo de Catemaco se ha acercado a López Obrador para decirle al oído que a los empresarios aún les deben seis mil millones de pesos, que los despidos están a todo lo que dan, que el turismo tocó fondo y que las aviadurías de la Secretaría de Educación del estado fueron borradas para abrir una nueva lista con puro chairo.
AMLO sabe, y lo sabe muy bien, de la cantaleta del gobernador y su secretario de Gobierno, de echarle la culpa al Fiscal General, Jorge Winckler, de hasta las vomitadas de los borrachos del sabadaba.
Y es que no hay problema que suceda en Veracruz sin que lo atribuyan a este pobre que está en esa posición más por las órdenes de Yunes Linares, que por gusto.
La lista pues, de los desatinos cuya gota derrama con el episodio de “Manuela y sus dos maridos”, relatada de manera por demás magistral por el columnista Bernardo Gutiérrez, está en el grueso legajo que ya tiene en su poder el presidente de México, quien podrá tolerar todas las tonterías de su pupilo, pero nunca, que ponga en riesgo el basamento ideológico de Morena –no mentir, no robar, no traicionar-, ni que le haya tomado el pelo y mucho menos enterarse que si hoy fueran las elecciones en Veracruz, los morenos estarían bien pelados.
Por qué entonces ¿Dónde quedaría el proyecto de gobernar los siguientes 30 años propuestos en el proyecto del cambio, el de la Cuarta Transformación que tiró al WC, Cuitláhuac”?
Así que algo está por suceder en Veracruz… ¿Dónde está Ahued? Tiempo al tiempo.

APUNTES

¡Ah, que doña Manue!

“El tesorero de Mixtla, el municipio más jodido del país, se peló cinco mdp” Yo

Por: Manuel Rosete Chávez.- No hubo necesidad, como lo recomendó el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, de preguntarle a su abuela doña Manuela Durán, que en gloria esté, para poner al descubierto el engaño que pretendió hacer el Gobernador y su primo hermano Eleazar (Subsecretario de Finanzas, designado directamente por su primate); con que un colaborador muy cercano, que lo anda zopiloteando, mandara a Puebla a sacar el acta de Eleazar y aquí en Xalapa obtuviera la del gober, y las filtrara a los medios de comunicación, para poner al hijo pródigo de López Obrador en el peor de los predicamentos de su vida, ha sido suficiente.
Ayer lo recomendamos: Háganme caso, doña Manuela Durán es madre de Atanasio García Durán y de Julio Guerrero Durán; sus nietos Cuitláhuac y Eleazar son primos hermanos. La finada doña Manue era traviesa, pero engendró a ambos… para qué le buscan chichis a las culebras…dijimos en nuestra Reflexión y hoy casi todos los medios, que han tenido acceso a las copias de las actas repartidas por la oficina más cercana al inge, las publicaron restregándole en la cara a Cuitláhuac el engaño con el que intentó agarrar de majes a los veracruzanos y a su propio padre político Andrés Manuel López Obrador, ante quien negó en cadena nacional que Eleazar fuera su primo y que por lo tanto había incurrido en nepotismo, un asunto que ya no sabemos si es delito o no, o si solo se trata de asunto de moral pública.
Lo que sea, ya son demasiados errores y agravios a los veracruzanos de parte del profe Cuitláhuac para que el Presidente no tome medidas urgentes y detenga este denigrante desmadre en el que cayó la administración estatal por la llegada de voraces principiantes de la política, a los cargos más relevantes.
Bien dice la cantante Susana Zabaleta: “Buscamos como perros el poder, pero ahora estando en él (ahí se deslinda de ellos) se comportan como lo mismo, perros”. Y de verdad, qué pena que una oportunidad como la que han tenido no la sepan aprovechar para rescatar a Veracruz del tremendo hoyanco en que lo dejaron, porque han tenido todo. Ahora entendemos porqué AMLO, cada que puede viene a Veracruz a levantarle la mano al gobernador Cuitláhuac y en tono de pitorreo, nos vuelve a decir que se trata de “un buen hombre, un gobernador honesto, un joven bien intencionado”… solo falta que remate con un: mi representante en Veracruz.
Porque, qué bueno que tenga esa relación con el Presidente, pero qué malo que el mismo López Obrador la haya desgastado tanto al grado de que hoy no se toma como un espaldarazo sino como pitorreo de la persona del gobernante.
Pero el asunto de la abue Manuela, tan temperamental que fue teniendo hijos de este y del otro, hoy nos tenga en la atención principal de la agenda política. Y es que el asunto no deja de tener su lado político, y mucho… En una de esas, AMLO se harta de tanta estupidez y decide encargar el changarro a otro menos torpe. Así es la política de pragmática. Es cuestión de analizar a los personajes más encumbrados en el gabinete y nos daremos cuenta que son los que han sabido aprovechar muy bien las muchas debilidades del ingeniero (¿en qué?) Cuitláhuac García Jiménez, hijo del maestro Atanasio García Durán, a su vez hermano de Julio Guerrero Durán, padres de los primos hermanos Cuitláhuac y Eleazar Guerrero, este último priista perdedor en dos ocasiones en el municipio de Jilotepec, una comunidad muy pequeña a la que el señor no pudo controlar para ganar una elección y ahora que su primo hermano llega al poder lo empina recomendándose para un cargo de primerísimo nivel, a sus dos hijos para puestos de igual importancia y al propietario de la constructora ROLA, su socio y cómplice de toda la vida, para, por fin concretar su sueño: hacerse millonario montado en su primo hermano.
Hay que recordar que el reportero Julio Ortiz cuestionó al Presidente de México, durante su visita a esta entidad federativa, sobre si se tolerará el nepotismo en su gobierno federal o en Veracruz, en el caso del primo del que presuntamente gobierna el estado, refiriéndose al actual Subsecretario de Ingresos y Administración en Sefiplan, Eleazar Guerrero Pérez, López Obrador respondió que de ninguna manera serían aceptadas prácticas de nepotismo y confirmó desconocer estas anomalías que se están dando en la administración del honesto, casto y puro, Cuitláhuac García Jiménez… De igual manera, en la mañanera del día siguiente el Presidente aseguró estar revisando que no haya nepotismo en Veracruz, como presuntamente sucedía antes y exige que la autoridad estatal actúe… En aquel entonces la prensa publicó: “Durante varias semanas, hemos estado investigando quiénes son los operadores de los primos Cuitláhuac García y Eleazar Guerrero y encontramos verdaderas joyas, pero además, cómo manejan los negocios de obra pública, sobre ocho contratos que serán designados este 16 de junio a empresas aliadas al primo de Cuitláhuac García. Y todo para hacer sus ahorros, ya que el “primito incómodo” pretende ser candidato por Morena a la Alcaldía de Xalapa”, pero si no pudo ganar en dos ocasiones Jilotepec, un ranchito al lado de Xalapa, menos la capital del estado. Son como los define Susana Zavaleta: “perros voraces sin sentido”.

REFLEXIÓN

A Pilar Beltrán Cisneros, Contralora de la Fiscalía General del Estado, recomendada por su tío el Secretario Erick Cisneros Burgos, le están dando una chamaqueada como la que se merece por novata. Hasta para recomendar hay que saber a quién, aunque sea de la familia; se recomienda gente experimentada, no tontos.

ASTROLABIO POLÍTICO

¡Mienten, roban y engañan!

“No hay mentira más perjudicial que la verdad disfrazada.” – Manuel Tamayo y Baus.

Por: Luis Ramírez Baqueiro.- Vaya conflicto en el que se ha metido el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez y todo su equipo por pretender pensar que los veracruzanos son torpes e ignorantes.
La aparición de las actas de nacimiento y defunción de los hijos de Doña Manuela Durán, debelaron el secreto que pretendieron pasar como simple falsedad.
Aunado al hecho de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) le tiene preparado el guadañazo final a una serie de hierros, por el desconocimiento de la norma, pero, sobre todo, confiado en que la Ley puede ser violada a modo, cuando a sus intereses convenga.
La excesiva confianza en su circulo más cercano, le esta costando caro al titular del Ejecutivo que a 208 días lo muestran sumamente desgastado ante la opinión pública, al menos las encuestas que miden el nivel de aceptación de su mandato lo confirman.
Y es que García Jiménez es considerado según la encuesta de Arias Consultores el peor calificado de los integrantes de la 4T hasta abril del presente año, como apuntaron los resultados publicados http://www.expresodetuxpan.com/cuitlahuac-garcia-el-peor-gobernador-del-estado-del-pais-refleja-encuesta-de-arias-consultores/en donde ocupa el último lugar, junto con el de Quintana Roo, como los peores gobernadores del país, en la percepción popular de acuerdo a la reciente consulta que realizo la empresa consultora en este estudio a los mandatarios de las 32 entidades federativas.
El asunto se remonta al hecho de que investigaciones periodísticas le responsabilizaban de mantener en la nómina estatal a toda la parentela, empezando por su primo consentido Eleazar Guerrero Pérez, en la subsecretaria de Finanzas y Administración. El tema provoca que el asunto tome tintes serios cuando ante el presidente de México, el mandatario negara el hecho.
Ahora bien, ¿quien habrá de pagar los platos rotos de todo este entuerto?
La salida política y administrativa recaería en la titular de la Contraloría General del Estado, Mónica Lesli Garibo Puga, quien afirmó que habría realizado una investigación respecto a las denuncias de nepotismo y habría concluido que no existía parentela alguna como el refirió al periodista Ramses Yunes en la emisión de En Contacto el pasado 18 de junio https://encontacto.mx/contraloria-descarta-nepotismo-en-el-caso-de-eleazar-guerrero/
Faltando a lo señalado por la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos para el Estado Libre y Soberano de Veracruz de Ignacio de la Llave que en su artículo 46 refiere:
Todo servidor público tendrá las siguientes obligaciones para salvaguardar la legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad y eficiencia que deben ser observadas en el desempeño de su empleo, cargo o comisión, y cuyo incumplimiento dará lugar al procedimiento y a las sanciones que correspondan, según la naturaleza de la infracción en que se incurra, y sin perjuicio de sus derechos laborales, previstos en las normas específicas que al respecto rijan:
XIII.-Excusarse de intervenir en cualquier forma en la atención, tramitación o resolución de asuntos en los que tenga interés personal, familiar o de negocios, incluyendo aquéllos de los que puede resultar algún beneficio para él, su cónyuge o parientes consanguíneos hasta el cuarto grado o por afinidad o para terceros con los que tenga relaciones profesionales, laborales o de negocios, o para socios o sociedades de las que el servidor público o las personas antes referidas formen o hayan formado parte;
XIV.-Informar por escrito al jefe inmediato y en su caso al superior jerárquico, sobre la atención, trámite o resolución de los asuntos a que hace referencia la fracción anterior y que sean de su conocimiento; y observar sus instrucciones por escrito sobre su atención, tramitación y resolución, cuando el servidor público no pueda abstenerse de intervenir en ellos; XVI.-Desempeñar su empleo, cargo o comisión sin obtener o pretender obtener beneficios adicionales a las contraprestaciones comprobables que el Estado le otorga por el desempeño de su función, sean para él o para las personas a las que se refiere la fracción XIII;
XVII.-Abstenerse de intervenir o participar indebidamente en la selección, nombramiento, designación, contratación, promoción, suspensión, remoción, cese o sanción de cualquier servidor público, cuando tenga interés personal, familiar o de negocios en el caso, o pueda derivar alguna ventaja o beneficio para él o para las personas a las que se refiere la fracción XIII;
La misma ley emite los tipos de sanciones de carácter administrativo a que pudiera hacerse acreedora la responsable del Órgano Interno de Control, Leslie Garibo por salir con su intento de simulación en la supuesta investigación, la cual afirman resultó de comparar las credenciales de elector del gobernador Cuitláhuac García y Eleazar Guerrero, confirmando que los apellidos de ambos no coincidían.
Ahora bien, existen algunos que afirman que el tema no amerita algún tipo de sanción para los implicados, pero al menos para la funcionaria si, pues el artículo 53 advierte cuales serán las sanciones por falta administrativa y en qué consistirán en:
I.-Apercibimiento privado o público;
II.-Amonestación privada o pública;
III.-Suspensión;
IV.-Destitución del puesto;
V.-Sanción económica, cuando se haya causado un daño patrimonial u obtenido un lucro; y
VI.-Inhabilitación temporal para desempeñar empleos, cargos o comisiones en el servicio público.
Seguramente el Congreso habrá de llamar a cuentas a la Contralora la que tampoco creemos habrá de abandonar su encargo. La pregunta aquí es muy simple ante la prueba de parentesco de Cuitláhuac García Jiménez y Eleazar Guerrero Pérez que contraviene el lema de campaña del presidente Andrés Manuel López Obrador de No Mentir, No Robar, No Engañar al Pueblo de México… ¿solicitará el mismo Ejecutivo Federal la separación del gobernador de Veracruz, del subsecretario de Finanzas y de toda la parentela que esta incrustada en la administración estatal y en la del ayuntamiento de Xalapa? ¿Y no se siente traicionado por alguien que en el mismo Palacio Nacional y en su presencia mintió frente a usted y a los mexicanos?
Al tiempo.