COLUMNAS POLÍTICAS / Jueves 30 de Abril del 2020

Al pie de la letra

LA PUGNA MORENISTA.

Por: Raymundo Jiménez.- A Guadalupe Argüelles Lozano, quien hasta este miércoles se desempeñó como secretaria del Trabajo, Previsión Social y Productividad, le dieron a ella y a su familia un trato extraordinario en el Gobierno del Estado, al que no fue recíproca.
Primero le toleraron que quisiera nombrar a su hija Quetzalli Cárdenas Argüelles como jefa del Departamento Jurídico y de Amparos en la Secretaría a su cargo. Pero ante la lluvia de críticas por su nepotismo, tuvo que recular y dejar que la acomodaran en otra área gubernamental.
Luego, en enero de 2019, por la presión de la nueva administración del gobernador Cuitláhuac García, el entonces fiscal Jorge Winckler se vio obligado a detener al exdiputado local del PVEM, Manuel Francisco Martínez, por el secuestro de Gonzalo Vicencio Flores, esposo de Argüelles, quien en 2017, cuando fue candidato de MORENA a la alcaldía de Chicontepec, fue “levantado” y golpeado por sujetos armados presuntamente al servicio del exlegislador.
Y es que un año antes, en enero del 2018, durante la comparecencia ante el Congreso local de Winckler, Gonzalo Vicencio irrumpió para acusar al fiscal yunista de encubrir al entonces diputado del PVEM, padre del actual alcalde de Chicontepec, Pedro Adrián Martínez Estrada, quien hace tres años le ganó la elección municipal como candidato de la alianza PAN-PRD al esposo de la exsecretaria del Trabajo.
Por esta valiente lucha de los Vicencio Argüelles en contra del cacicazgo de Manuel Francisco es que el mandatario veracruzano había tenido bastantes consideraciones hacia su excolaboradora y familiares.
Sin embargo, ahora que está en marcha el proceso de renovación de la dirigencia estatal de MORENA –para cuyo liderazgo se ha perfilado al exjefe de la Oficina del Gobernador, Esteban Ramírez Zepeta–, uno de los principales opositores es Gonzalo Vicencio, actual secretario general que también quiere presidir el partido lopezobradorista, y quien a mediados de enero ya había intentado dar un albazo al convocar a un Consejo Político con la intención de apropiarse de las carteras que estaban pendientes, según acusó el consejero porteño David Alfaro Campos.
Hace un mes, a finales de marzo, el dirigente nacional interino Alfonso Ramírez Cuéllar, previo presunto acuerdo con el gobernador García Jiménez, vino a Xalapa a darle posesión a Ramírez Zepeta como presidente de la Comisión Estatal Interina, y ante las protestas de algunos consejeros el diputado federal tuvo que puntualizar que “tampoco vayamos a rasgarnos las vestiduras por una comisión que tiene funciones muy limitadas”.
Por eso tampoco parece ser casual que tras la renuncia de Argüelles por el escándalo de su hijo Efrén Rogelio Cárdenas Argüelles –detenido en Chicontepec con droga y alcoholizado en un vehículo oficial de la dependencia estatal a cargo de su madre–, el mandatario veracruzano haya designado provisionalmente en la Secretaría del Trabajo a Diana Estela Aróstegui Carballo, su Consejera Jurídica de Derechos Ciudadanos y excompañera de Ramírez Zepeta en la Oficina del Gobernador.
Por cierto, a Vicencio Flores le endosan el apoyo de Enrique Santos, secretario general de la CATEM estatal, cuyos detractores del sindicalista aliado de MORENA llegaron a vincularlo con el grupo “Jarochos Unidos”, una escisión del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) que presuntamente controlaba la zona conurbada Veracruz-Boca del Río hasta Manlio Fabio Altamirano y Soledad de Doblado, liderada por Otilio Vergara Sánchez, (a) “El Comandante Otilio”, ejecutado en julio de 2016, y por Jonny Sánchez Montiel, asesinado a mediados de septiembre de 2017, y a quien le atribuían el homicidio del líder cetemista de Coatzacoalcos, Juan Carlos Prot Álvarez, acribillado en junio de 2016 en una fiesta familiar celebrada en la colonia López Mateos, del puerto jarocho, junto con su sobrino Noriel Prot junior, hijo del exregidor priista sureño Noriel Prot Álvarez.
*** CATEM VE BIEN SALIDA DE ARGÜELLES.- A propósito, el que a través de su cuenta de Twitter celebró la renuncia de Guadalupe Argüelles Lozano fue Eduardo “El Tato” Vega Yunes, representante regional para las entidades de Veracruz, Puebla y Tlaxcala de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM), quien escribió: “La salida de la Secretaria del Trabajo en Veracruz, se da en un momento importante para la vida laboral del estado y del país, seguro será para bien!”

Hora Cero

Argüelles, entre el nepotismo y la irresponsabilidad

Por:Luis Romero Herrera.- Prácticamente desde que llegó a cargo, la hoy ex secretaria del Trabajo de Veracruz, Guadalupe Argüelles Lozano, estuvo en el ojo del huracán.
Eran más los problemas que causaba que los que solucionaba al frente de la dependencia. Se había convertido desde hace meses en una posición sumamente frágil e insostenible para el gobierno estatal.
Era, por decirlo así, un escándalo tras otro; y en reiteradas ocasiones fue exhibida por presuntos actos de corrupción.
Hace más de un año, por ejemplo, en marzo de 2019, fue señalada por haber contratado en la dependencia a su cargo a su hija, Quetzalli Cárdenas Argüelles, a quien pretendía convertir en jefa de departamento jurídico y de amparos.
El claro caso de nepotismo y el hecho de que el tema escaló al ámbito nacional a través de los medios informativos, obligó al gobierno veracruzano a corregirle la plana a la entonces titular de la Secretaría del Trabajo.
El propio gobernador Cuitláhuac García negó que el nombramiento de la hija de la secretaria se haya concretado, pero dejó entrever que, en efecto, existía la disposición por parte de Argüelles Lozano.
Al finalizar noviembre de 2019, en su comparecencia ante el Congreso de Veracruz, la integrante del gabinete morenista fue exhibida por el presunto caso de nepotismo; su hija ocupó por algún tiempo un cargo menor en la dependencia, el de analista, pero cobraba como jefa de departamento más de 27 mil pesos mensuales.
A la secretaria se le vino el mundo encima cuando la exhibieron por ese presunto acto de corrupción.
Hay quien apunta que la mujer representaba a un partido que llegó al poder precisamente con la bandera del combate a la corrupción; pareciera que el “no robar, no mentir, no traicionar al pueblo” le entró por un oído y le salió por el otro.
El caso es que cuando todo apuntaba a que los torpedos mediáticos dejaban en paz a la funcionaria, un misil golpeó en su línea de flotación y el barco de Guadalupe Argüelles hizo agua rápidamente.
Este lunes, en Chicontepec, la policía municipal recibió una llamada para alertar sobre la presencia sospechosa de un vehículo en la carretera a Benito Juárez. Se trataba de un Dodge Avenger propiedad de la Secretaría del Trabajo de Veracruz. El conductor de la unidad, un joven de 20 años, intentó huir pero fue detenido; era el hijo de la alta funcionaria estatal.
El mozalbete presentaba aliento alcohólico; en la unidad oficial, un envoltorio con hierba verde, al parecer marihuana.
El muchacho fue detenido y al trascender el parentesco con la secretaria del Trabajo, ésta no tuvo más remedio que “renunciar” al cargo.
La aparente adicción del hijo de la funcionaria es un asunto poco relevante, que además a nadie fuera de esa familia debiera importar; pero cuando el joven hace uso de recursos oficiales, en este caso un automóvil para transportarse, entonces el tema adquiere mayor importancia.
Guadalupe Argüelles tuvo que dejar el cargo; su permanencia hubiera sido costosa para el gobierno estatal en términos de imagen y sería un mal precedente.
Agüelles Lozano se convirtió en la segunda integrante del gabinete de Cuitláhuac García –la primera fue la ex contralora Leslie Garibo– en renunciar al cargo.
Comenzará ahora un verdadero calvario para la ex titular de la Secretaría del Trabajo, quien deberá ser investigada debido a que su hijo, sin ser trabajador de la dependencia, usaba como particular un vehículo oficial.
Al final, los hijos de la ex funcionaria terminaron por convertirse en los causantes de su desgracia política; es una pena.

Apuntes

“Las cifras y la retórica de López Gatell generan desconfianza e incertidumbre” José Narro, ex secretario de Salud

*** Morenos, peores que todos

Por: Manuel Rosete Chávez.- La torcida concepción del ejercicio del poder, resultado de la ignorancia, la voracidad, el resentimiento social, la vocación por tener un comportamiento corrupto, es lo que ha influido para que muchos de los invitados al banquete sexenal se hayan servido con la cuchara grande y hoy cometan cualquier cantidad de abusos con la idea de que ahora les toca a ellos: ya fueron los priistas, ya pasaron los panistas, y hoy son los morenistas los dueños del estado.
Nadie les dijo, antes de asumir sus cargos, que se trata de un servicio público, de trabajar en el área que les corresponde en beneficio de los paisanos, de invertir su esfuerzo y creatividad en hacer las cosas lo mejor posible, siendo atentos, amables, educados, respetuosos con sus paisanos, porque forman parte de un proyecto político que a nivel nacional encabeza Andrés Manuel López Obrador, y que le encargó a Cuitláhuac García Jiménez haciéndolo gobernador en Veracruz, de cuyos resultados depende el éxito o el fracaso de ese proyecto.
Tenían que entender, todos los que han abusado y han metido a cuanto familiar han podido en la nomina estatal, que a ellos no los eligió el pueblo, que sus cargos son de confianza y no para siempre, pero sobre todo que si el Movimiento Regeneración Nacional que quiere hacer una transformación de fondo (la cuarta, dice AMLO), su contribución en términos de buenos resultados será decisiva para que se logre.
La diferencia con los anteriores gobiernos, contra los que votaron 30 millones de mexicanos, es desterrar la corrupción, el nepotismo, los abusos del poder, y cambiar la cara a la función pública para convertirla en un servicio por el cual el ciudadano paga.
En fin, no lo entienden así muchos funcionarios de Morena y como nos han recomendado líderes de otras instituciones políticas, no los distraigas, déjalos que sigan haciendo pendejadas que el pueblo se las va a cobrar, inevitablemente, en las urnas la próxima elección.
Sobre el nepotismo, que es lo que más han hecho estos primitivos personajes habilitados como funcionarios, hemos hablado mucho, lo hemos denunciado hasta el cansancio y nada ha pasado, se dejó que los familiares que metieron en la estructura burocrática con importantes cargos para que ganen bien sin hacer nada, y hoy nos tenemos que referir a una consecuencia muy lamentable que pinta de cuerpo entero la forma de pensar de los dueños del balón.
La señora Guadalupe Argüelles Lozada, habilitada como Secretaría del Trabajo y Productividad de este gobierno, cuando asumió el cargo de inmediato trató de imponer a su hija Quetzalli Cárdenas como jefa del Departamento Jurídico y de Amparos, lo que no pudo conseguir ante la avalancha de críticas que aparecieron en los medios.
La ñora se resistía a quitar a la hija del cargo que ya le había dado de manera abusiva y absurda, hasta que alguien le ordenó que la retirara porque había otros casos más importantes que defender y aunque la joven fue sacrificada, hay quienes aseguran que permanece en la nómina, lo que no nos consta, pero lo que sí estuvo cañón fue lo que fue a hacer su vástago, Efrén Rogelio, allá por Chicontepec, a bordo de un vehículo oficial, de la Secretaría que su mamá dirigía, quien en estado de ebriedad y cargando droga, andaba derrochando prepotencia y poder poniendo en riesgo la vida de los habitantes de esa región.
Pero sobre el tramo carretero estatal Chicontepec–Benito Juárez, a la altura del barrio Xilico, fue reportado a través del número de emergencia 911 un vehículo sospechoso con personas desconocidas en ese lugar. Rápidamente, las patrullas se dirigieron hasta el punto indicado; un joven, al ver la presencia de la policía intentó huir a pie del lugar, sin
9
embargo, la policía logró detenerlo metros adelante.
Tras revisar el vehículo Avenger color blanco con placas de circulación YKL-41-33 los oficiales informaron que la unidad era de uso exclusivo del gobierno estatal y pertenece a la Secretaria del Trabajo y Previsión Social. El mozalbete se identificó como Efrén Rogelio C. A., de 20 años de edad, de oficio estudiante, originario de la ciudad de Xalapa y vecino de Chicontepec, quien manifestó ser hijo de la licenciada Guadalupe Argüelles, titular de la Secretaría del Trabajo.
Al revisar el vehículo, los polis encontraron droga y envases de cerveza, por lo que Efrencito fue enviado a los separos y el vehículo al corralón.
Más tarde se dio a conocer que doña Lupe renunció al cargo de Secretaria para dedicarse a atender asuntos personales, seguramente va a dedicarse ahora sí a educar a su hijito, posiblemente lo tenga que llevar a Oceánica u otro centro de esos y a vigilar a la hija y al marido, puros asuntos personales que requieren su atención más que estar ahí en las oficinas de la Secretaría del Trabajo sin hacer nada…
A Ahued le faltó coordinación.- Sorprende lo dicho por el presidente Andrés Manuel López Obrador, en torno a la renuncia de Ricardo Ahued a la Administración General de Aduanas, del Sistema de Administración Tributaria (SAT). Dice don Peje que la renuncia se dio por diferencias, pero no explicó con quién, si con la titular del SAT Raquel Buenrostro o con los capos de la droga que controlan las aduanas por las que cruzan toneladas de productos que sirven para la elaboración de drogas sintéticas o contenedores retacados de droga.
López Obrador designó a Horacio Duarte en el cargo que dejó Ahued, y como es costumbre del presidente, dijo que Horacio es una gente honesta, él no conoce de los otros. “Lo era también (Ricardo) Ahued, rectificó, una gente de primera, pero faltó coordinación. Siempre hay diferencias al interior del Gobierno como en todos lados y lo mejor es cuando se trabaja de manera coordinada, cuando se acoplan los servidores públicos y no se confrontan”. Ahued, que ocupó el puesto por casi 11 meses, presentó su renuncia al cargo el 23 de abril.
De acuerdo con fuentes del Senado, el ahora exfuncionario de Aduanas prepara su regreso a la Cámara alta para ocupar su escaño. López Obrador reveló el martes que propondrá al Senado designar a Horacio Duarte como nuevo director de la Administración General de Aduanas.
El mandatario agregó que dio instrucciones a las secretarías de la Defensa Nacional y Marina para que refuercen la vigilancia en las aduanas.
Muñoz Ledo no se agacha.- El diputado federal del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Porfirio Muñoz Ledo, ya pintó su raya, dice que no está de acuerdo con las medidas implementadas por las autoridades sanitarias para combatir la pandemia del coronavirus, como la disminución de salarios de los políticos.
Por medio de sus redes sociales, Muñoz Ledo llamó al Gobierno mexicano a que respete todas las empresas del país que estén bajo contrato.
“No a la reducción de salarios, ni a la supresión de los aguinaldos. Sería violatorio de la ley. Debemos respetar los contratos colectivos, otorgar apoyos a las PyMEs y establecer una Renta Básica Universal. Habiendo tanta tela de donde cortar, para qué hacerle ojales”, comentó tajante como acostumbra hablar el funcionario.
REFLEXIÓN.- Por lo que sea, es saludable que le hayan quitado la notaría al arrogante empleado de Miguel Ángel Yunes Linares, Leopoldo Domínguez Armengual… como un principio básico de la física, todo lo que sube baja.

La política en rosa

La voladora a Polo Domínguez

Por: Elsbeth Lenz .- Anda con todo el Secretario de Gobierno, Eric Patrocinio Cisneros Burgos, quien ayer a través de la Secretaría de Gobierno en donde él manda, determinó revocar la patente notarial de Leopoldo Domínguez Armengual, íntimo y verdadero de Miguel Ángel Yunes Linares; la notaría número 10 le habría sido otorgada a Domínguez Armengol, en septiembre del año de 1992 y está ubicada en el tradicional fraccionamiento Reforma, en la ciudad y puerto de Veracruz.
La justificación de la revocación de la patente notarial de Polo Domínguez, se dio luego de que este violara los artículos 17 y 53 de la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, es decir que debido a que los notarios deben avisar a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en los casos de operaciones por un monto de más de 8 mil veces el salario mínimo en la constitución de personas morales, don Polo no lo hizo así ¡Schade!
Ahora bien, esto se hizo con base en la visita de verificación, que habría hecho el SAT a la notaría número 10 en septiembre de 2019 y en la cual se determinó, que el notario habría incurrido en conductas que se encuadran en la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, ¡Nanita!.
Finalmente fue el pasado 24 de abril, hace un par de días, que el administrador de Asuntos Jurídicos de Actividades Vulnerables 2 del SAT, José de Jesús González Jiménez, extendió el resultado de la visita de verificación a la notaría 10, con la finalidad de proceder conforme a derecho, o sea el trámite a la velocidad de una saeta, a partir de ahí la Dirección General del Registro Público de la Propiedad y de Inspección y Archivo General de Notarías, dio por terminado el ejercicio de la función notarial de Leopoldo Domínguez Armengual.
Y colorín colorado a don Polo lo han fregado, la realidad es que luego de años de trabajo al lado de Miguel Ángel Yunes Linares, sería ilógico que Domínguez Armengual no estuviera preparado para pagar las facturas de los débitos que ellos dejaron en el camino; creo recordar que notarías Yunes Linares, en sus años al frente de la Secretaría de Gobierno con Patricio Chiringos, quitó por lo menos un par, en fin que luego de caminar tantos años al lado de Yunes Linares, Domínguez Armengual estaba preparado.
Don Patochi anda calentado apenas.
Cosas de la vida y menudencias:
Celebro al igual que otros muchos veracruzanos, la salida de Guadalupe Arguelles Lozano de la Secretaría del Trabajo, Previsión Social y Productividad, no sé ustedes pero yo si me topo a la señora en la calle, no sabría reconocerla, ¡Jamás la vi!, tampoco supe de algo relevante que gestionara estando al frente de la STPSP; los únicos recuerdos que tengo de ella, son el de haber nombrado a su hija, en quien sabe que puesto, dentro del propio organismo que ella misma dirigía y en un audio negar que eso sería clasificado como nepotismo; hoy vuelvo a saber de ella por el hijo, quien presuntamente en estado de ebriedad y al parecer con sustancias ilegales en su poder, fue detenido a bordo de un vehículo de la Secretaría del Trabajo, al norte del estado en Chicontepec.
Se supone por vergüenza Argüelles Lozano, habría renunciado directamente con el gobernador García Jiménez, muy válido, ojalá se deje de politiquerías y vea que pasa con sus hijos ¡Caray!, ya van dos, en la última hasta la chamba perdió.
Como encargada del despacho de la Secretaría del Trabajo, Presión Social y Productividad, llegó la señorita Diana Aróstegui, directamente desde la Oficina del Gobernador; abogada supongo y no se sabe más de ella, no mandaron currículo, ni nada, por tanto sería predecible que permanecerá unos días en lo que se nombra a alguien definitivo; yo me pregunto porque no nombrar a Guillermo Díaz Martínez, el señor ya es presidente de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, también hijo de la magistrada Martínez Huerta, que mejor aval.
Ayer de visita por Xalapa la subsecretaria de Bienestar, Ariadna Montiel Rojas, quien vino a supervisar la dispersión en Veracruz de 3 mil 850 millones de pesos, para 660 mil adultos mayores y 60 mil personas con discapacidad, mismos que beneficiarán a 720 mil ciudadanos, estuvo acompañada del gobernador Cuitláhuac García y por el delegado Manual Huerta.