EL EMBRUJO

Chendo, Fararoni y sus 600 cantinas

¿Dónde está el pago de las licencias?….

Un nuevo escándalo de corrupción y podredumbre emana del palacio municipal de San Andrés Tuxtla, situación que aún es parte de la estela que dejó tras de sí el ex Alcalde Manuel Rosendo Pelayo, pues ahora resulta que hasta la lana de los permisos de los pobrecitos permisionarios de cantinas se llevó, o al menos eso es lo que indica la situación actual.

Recientemente circuló en redes sociales un documento oficial dirigido a la Fiscalía del Estado donde un empleado de Rafael Fararoni Mortera, ex Alcalde de San Andrés y Actual precandidato a la Diputación Federal por “Veracruz al Frente”, “denuncia” el pago el pasado mes de Julio del año 2017 por el concepto de 600 LICENCIAS para la comercialización de alcohol en el municipio por un monto total de 180 mil pesos, dinero que simplemente no aparece, ni aparecerá.

Esta situación provocó que llegada la nueva administración requiriera el pago de dichos permisos o en su defecto el cierre de los tugurios, puesto que sin licencia no pueden trabajar, pues bien el señor Oscar Enrique Oliveros Amoroso, empleado de todas las confianzas de Rafael, interpuso esta “denuncia”, alegando que ya había realizado dicho pago con los ya mencionados 180 mil pesos.

La tesorería municipal responde asegurando que no existen registros ni acuses que indiquen haber recibido tal cantidad por lo que solicitan los mismos a la parte agraviada, o sea quienes supuestamente ya pagaron, sin embargo no aparecen ni por un lado ni por otro.

Aquí hay gato encerrado y todo parece indicar que en la administración de Manuel Rosendo estos pagos “menores” no se reportaron o se les olvidó hacerlo, el caso es que Fallo no tiene sus 600 licencias para operar la misma cantidad de expendios de bebida embriagantes, la administración actual debe exigirlas si es que quieren seguir trabajado y “Chendo, bien gracias”.

La denuncia fechada el día 17 del mes de enero del año en curso, explica detalladamente que el Supervisor de ventas de la empresa “Comercializadora de Cervezas de Los Tuxtlas S.A. de C.V.” propiedad del ex Alcalde Fararoni Mortera, pagó el día 20 de julio del 2017 180 mil pesos por 600, sí, 600 licencias para dicha comercializadora asegurando que pasaría el 02 de octubre del mismo año por citados documentos y cierra diciendo “por lo que así lo hice”, sin embargo se acaba el papel y el documento sigue sin develar si se las entregaron o no.

El caso es que como no las presentan la actual administración requiere el pago o la clausura de los negocios irregulares, aquí la cuestión es que está difícil creer que se “chamaquearon” a un empresario del calibre de Rafael Fararoni Mortera que para esos ámbitos es un buenazo, por lo que todo parece indicar que los pagos se hicieron, pero no se registraron en la bitácora y tampoco entregaron recibo, único documento que la administración actual exige para comprobar los mismos.

Dos cosas se desprenden aquí, primero, le sigue saliendo cola a Rosendo Pelayo quien a su salida causó mucho alboroto por heredar al municipio de San Andrés Tuxtla la estratosférica deuda de 100 millones de pesos, cuando él recibió un déficit de 20 millones precisamente de manos de fallo, incrementó el adeudo en un 400 por ciento provocando que se retuvieran recursos a la presente administración misma que recibe solo un 33 por ciento del presupuesto original ya que hasta Hacienda le debía, pero siguen saliendo “piquitos” y “piquitos” que no se han aclarado y que en su momento al existir denuncia el ex Alcalde como entonces responsable tendrá que dar la cara para hacer frente a esta situación.

Muchos aseguran que Rosendo anda desesperado porque lo tomen en cuenta dentro de su partido el PRI para la Diputación Local de Preferencia aunque no le haría el feo a la federal, ya que afirman allegados y detractores que lo que le urge es el fuero para poder adquirir impunidad, ya que las investigaciones en el Ayuntamiento de San Andrés prosiguen y le siguen encontrando cosas.

Otro dato que sorprende es la cantidad de cantinas que la comercializadora de cervezas de Los Tuxtlas opera, 600, al menos lo que delata este documento y vaya a saber usted cuantas más con licencias previas y posteriores, es demasiado, un monopolio muy grande que sin duda se infló en las dos administraciones previas, cosa que no debería existir ya que debe haber sana competencia y ya sea que las concesione, las preste, las rente o las sobre rente e incluso las regale, operar casi todas las cantinas del municipio de manera directa o indirecta es un monopolio por donde le busquen…

 

LCC. Juan Carlos Nevarez Rojas

www.elclarindelostuxtlas.com