China avanza en la fusión nuclear y crea un “sol artificial”

El “sol artificial” ayudará a China a investigar más sobre la energía nuclear. Foto: AFP

El HL-2M Tokamak, el “sol artificial” de nueva generación de China, entró este día en funciones y logró su primera descarga de plasma, anunció la Corporación Nuclear Nacional de China (CNNCh).

Esto marca un gran paso en la investigación del gigante asiático para producir energías con bajas emisiones de carbono.

El aparato está diseñado para replicar las reacciones naturales que ocurren en el Sol utilizando hidrógeno y gases de deuterio como combustibles.

El “sol artificial” fue instalado en Chengdu, capital de la provincia suroccidental de Sichuan, y proporcionará energía limpia a través de la fusión nuclear controlada, informó la corporación.

El dispositivo es el más grande en China y cuenta con los parámetros más altos, con una estructura y un modo de control más avanzados que su predecesor, el HL-2A Tokamak.

Potencia solar

El “sol artificial” es capaz de generar plasma a más de 150 millones de grados Celsius y se espera que fortalezca en gran medida la investigación y el desarrollo de tecnologías clave en la investigación de la física del plasma en China.

Yang Qingwei, ingeniero en jefe de HL-2M en el Instituto Suroccidental de Física subordinado a la CNNCh, informó:

“El tiempo de confinamiento de energía de los dispositivos Tokamak internacionales es de menos de un segundo. La duración de la descarga de disparo del HL-2M es de alrededor de 10 segundos, con un tiempo de confinamiento de energía de unos cientos de milisegundos

El “sol artificial” proporcionará apoyo técnico clave para la participación de China en el proyecto del Reactor Termonuclear Experimental Internacional y en las áreas de investigación de frontera, incluidos la inestabilidad del flujo y los fenómenos magnéticos del plasma de temperatura ultra alta, afirmó Yang.

¿Qué es la fusión nuclear?

La investigación sobre fusión nuclear no es nueva. Cámaras de confinamiento magnético fueron inicialmente concebidas en la URSS. Otras fueron edificadas en Europa, Estados Unidos, Japón y Corea del Sur.

Esta fusión nuclear (cuyo principio es usado ya por la explosión de bombas H) no debe confundirse con la fisión (división de átomos) que opera en las centrales atómicas clásicas.

La dificultad consiste en mantener estas temperaturas de manera sostenible y contenerlas en materiales resistentes.